M6 OCT 2020

‘El último viaje de Galdós’ recrea los días finales del novelista en un montaje escénico conmovedor

El último viaje de Galdós  es la producción que inaugura la temporada del Teatro Pérez Galdós los días 8, 9 y 10 de octubre. Dirigida por Mario Vega, cuenta con un amplio elenco integrado por Lili Quintana, Ruth Sánchez, Marta Viera, Maday Méndez, Alicia Ramos, José Luis Massó y Rubén Darío. La obra es un convincente y conmovedor retrato humano que aborda, desde la ficción, los últimos días de un Galdós anciano que busca reconciliarse con las principales mujeres que transitaron por su agitada vida.  

‘El último viaje de Galdós’ recrea los días finales del novelista en un montaje escénico conmovedor

El Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria inaugura su temporada con el estreno de la producción escénica ‘El último viaje de Galdós’, que llega a su escenario los días 8, 9 y 10 de octubre (funciones a las 20:30 horas) con dirección de Mario Vega e inspirador texto de los dramaturgos madrileños Laila Ripoll y Mariano Llorente. El citado montaje, coproducido por Unahoramenos y el Teatro Pérez Galdós, cuenta con el patrocinio del Cabildo de Gran Canaria y Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria (patronos de la Fundación Auditorio y Teatro), al que se suma la colaboración del Gobierno de Canarias y del Ayuntamiento de Agüimes.

En la mañana de hoy fue presentado en el foso del teatro el citado montaje a los medios de comunicación en un acto en el que estuvieron presentes el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y presidente de la Fundación Auditorio Teatro, Augusto Hidalgo, el presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales, el viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Juan Márquez, el alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, el director general de la Fundación Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria, Tilman Kuttenkeuler y Mario Vega, director de la obra. Además, el acto contó con la presencia de la concejala de Cultura del ayuntamiento capitalino, Encarna Galván, y de la directora de la Casa-Museo Pérez Galdós, Victoria Galván.

Augusto Hidalgo definió ‘El último viaje de Galdós’ como “una apuesta osada e insólita, que permitirá a los espectadores recorrer el foro llamativo y espectacular que lleva el nombre de Galdós. El propio Pérez Galdós hubiese asistido como público para realizar después su pertinente crítica como hacía en los periódicos de su época”.

Asimismo, el presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales, puso en valor la labor realizada en estos años por la productora Unahoramenos que dirige Mario Vega, de quien dijo que “es uno de los más importante directores y productores de teatro de la escena en Canarias en estos momentos, cuya proyección estatal también está fuera de toda duda”. Morales concluyó agradeciendo a Vega “el enorme riesgo que en los últimos años ha asumido por proyectar el teatro en nuestra tierra”.

El viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Juan Márquez, formuló un llamamiento a la ciudadanía para pierda el miedo a acudir a los actos culturales en la coyuntura complicada que vive el sector. “La animo a que se acerque a las actividades culturales que se están desarrollando en Canarias de manera segura, porque tenemos unos protocolos y unos niveles de autoexigencia en el sector, que están garantizando no solo todas las medidas que exige Sanidad, sino otras complementarias que refuerzan los protocolos”.

El alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, avanzó que ‘El último viaje de Galdós’ subirá a las tablas del Auditorio del municipio en el próximo Festival Teatral del Sur Tres Continentes, y valoró positivamente “la implicación de las administraciones públicas en esta producción con la que se recupera en parte la aspiración de desarrollo cultural de la sociedad grancanaria en esta época de incertidumbre”.

Por su parte, el director general de la Fundación Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria, Tilman Kuttenkeuler, expresó “su enorme alegría por el regreso del público al teatro. Vuelve la actividad y la cultura a su domicilio tras una pausa demasiado larga”, dijo.

Finalmente, Mario Vega, director de la obra, señaló que el montaje “realiza un recorrido por los delirios de una Galdós muy viejo y al borde de la muerte, cuyos últimos minutos los comparte con los espíritus de las mujeres que marcaron su vida, desde su madre Dolores a su prima Sisita, pasando por Lorenza Cobián, madre de su única hija, Emilia Pardo Bazán, Concha Morell y Francisco, que realiza su último viaje con él”.

 

Teatro inmersivo

‘El último viaje de Galdós’ es un convincente y conmovedor retrato humano que aborda, desde la ficción, los últimos días de un Galdós anciano que busca reconciliarse con las principales mujeres que transitaron por su agitada vida.  Interpretado por un elenco coral de actores y actrices integrado por Lili Quintana (Dolores), Ruth Sánchez (Emilia), Marta Viera (Conchita), Maday Méndez (Lorenza), Alicia Ramos (Sisita), José Luis Massó (El señor circunspecto) y Rubén Darío (Benito Pérez Galdós), ‘El último viaje de Galdós’ cierra la trilogía planteada desde 2018 por el denominado ‘Laboratorio Galdós’, un proyecto de experimentación escénica que en los próximos tres años se refundará con una dimensión más internacional para vincularse, desde Gran Canaria, a teatros y espacios escénicos de Europa (Francia), África (Burkina Faso) y América Latina (Colombia).

En esta nueva producción del citado proyecto galdosiano enmarcado en el Bienio Galdosiano impulsado por el Cabildo grancanario, el espacio del Teatro Pérez Galdós cobra una gran relevancia, llegando a incidir directamente sobre la puesta en escena de la obra, que se desarrolla en cinco lugares diferentes del coliseo capitalino. Así, el público se dividirá en cinco grupos disfrutando de una experiencia integral de teatro inmersivo. Durante el primer acto, uno irá al salón Saint-Saëns, otro a la zona del gallinero, un tercero a la sala de ensayo, un cuarto a la chácena del teatro y un quinto al foso donde habitualmente se aloja la orquesta. En cada uno de ellos disfrutará de una pieza teatral para, finalmente, en el segundo acto, acabar sentados en el patio de butacas para contemplar el desenlace de la obra.

 

El magnético poder de la memoria

Los dramaturgos Laila Ripoll y Mariano Llorente, ambos fundadores de la compañía Micomicón y galardonados en 2015 con el Premio Nacional de Literatura Dramática y el Premio Max a la Mejor Autoría Teatral por su obra ‘El triángulo azul’, abordan con extrema delicadeza en este texto el complejo imaginario del universo galdosiano en su último tránsito, rodeado de personajes que le reclaman un espacio a su lado en el postrero instante y en el que él mismo es incapaz de recordar si murieron ya o aún siguen vivos.

En ese viaje definitivo don Benito se verá asaltado en su tramo final por los ecos de personas y personajes a los que amó, a los que rechazó, a los que olvidó… Se agolpan imágenes en su mente, aunque él ya no es dueño de nada. Desde la escritora de carácter Emilia Pardo Bazán y Lorenza Cobián --madre de su única hija--, a la actriz judía Concha Morell, pasando por su madre, Doña Dolores, o su pizpireta prima Sisita, su primer amor reconocido de juventud que lo marcaría mientras estudiaba Bachillerato en la isla.

Galdós, que nunca se casó, reconoció como hija propia a María, nacida de su relación con la modelo Lorenza Cobián entre 1879 y 1891, que terminó suicidándose deprimida ahorcándose en el calabozo del Gobierno Civil de Madrid. Vivió una pasional historia con la escritora Emilia Pardo Bazán y con la actriz Concha Morell, a la que separaban 21 años de edad. Todas ellas transitan en este fresco entusiasta sobre el magnético poder de la memoria y el perdón. El sublime y connotado Galdós se deshace para convertirse en un ser humano enfermo y debilitado, que enfila sus días hacia el momento en que se van larvando las ecuaciones que lo conducirán al epifánico final. Será el último viaje de Galdós. Hacia 1915, cuatro años antes de su fallecimiento con 76 años, Galdós escribió que su mundo se desvanecía en las tinieblas.

A su zozobra anímica y a la fragilidad de su anciano cuerpo se suman en esta función los reproches de las mujeres que regresan del más allá de su conciencia, para reclamarle el capital del amor que pudo haber sido y no fue. Postrado en su silla, Galdós, “un viejo que huele a orines”, como admite durante un diálogo con Concha Morell, recuerda que la muerte tiene una memoria prodigiosa: No se olvida de nadie. La tempestad lo arrastra al abismo, pero no a la nada. Lo que no es posible merecer por la justificación de sus éxitos y fracasos, se alza ante él como un Todo. Es ese instante en el que está solo y ha de enfrentarse con su yo más auténtico. En la última escena de la obra Pérez Galdós le dice a Emilia Pardo Bazán: “Ya está, Emilia, ya está… Dile a Dios que pase”.

En el equipo creativo de la producción figuran Iván Negrín en la iluminación, Nauzet Afonso en el diseño de vestuario y caracterización y Carlos Oramas, en los arreglos musicales con su guitarra romántica del siglo XIX y tiorba elaborados alrededor del Andante Largo Opus.5 de Fernando Sor y fragmentos de Giovanni Girolamo Kapsberger.

 

25.000 telegramas

La escenografía diseñada también por Mario Vega, por sencilla, no deja sin embargo indiferente a nadie en esta coproducción levantada con la ayuda del Teatro Pérez Galdós.

El equipo de producción tuvo que encargar la impresión de los veinticinco mil telegramas dotados de un tratamiento ignífugo que hubo que trasladar desde Alemania a la isla. Simbolizan la envidia y la intolerancia de todos los que solicitaron a la Academia Sueca que rechazara la propuesta del merecido Nobel a Galdós, que fue candidato en tres ocasiones. Mario Vega ha diseñado una especie de gran ola de papel que conforma el único elemento escenográfico del montaje, que tarda en ascender tanto como dura el segundo acto, 40 minutos, nada más y nada menos.

Hay que recordar que los principales adversarios de Galdós estaban en España. El conservadurismo ultracatólico español se empleó a fondo, sobre todo en 1913, para impedir que el galardón recayera sobre el autor de ‘Fortunata y Jacinta’. Dos años después, el comité del Nobel volvió a considerar su candidatura a iniciativa propia. Fue su última oportunidad. 

Mario Vega ha compaginado las producciones de ‘El último viaje de Galdós’ con el poético ‘Todo el cielo’ y ‘Moria’, otro proyecto de teatro inmersivo al que castigó la pandemia y que será reestrenado en la Sala Insular del Teatro el próximo enero de 2021. El montaje ‘El último viaje de Galdós’ se repone también en la 33º edición del Festival Teatral Tres Continentes de Agüimes, el día 16 de octubre, en el auditorio de dicho municipio.

Muchos autores y autoras españolas han reivindicado a Galdós. Uno de ellos, Rafael Chirbes, apunta que el novelista canario, “a la chita callando, sin aspavientos, supo que toda la gran literatura nace en lucha contra la literatura que existe, porque una nueva obra literaria inaugura un lugar desde el que mirar”.

En este sitio web usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.OK